Osain

 

 

 

El adivino dueño de las yerbas y la vegetación es Osaín, estimándose que es un Orisha que no tuvo ni padre, ni madre, es decir que no nació sino que apareció, que salió de la tierra igual que la vegetación, que no es hijo de nadie y aunque todos los santos son yerberos es Osaín el dueño absoluto de las yerbas y en su consecuencia el médico y botánico por excelencia.
Osaín vino de tierra Yesa y es protector y benefactor de todo el mundo.
De tierra Oyó, pasó a los Araras cuando estos recibieron a Ifá. Es Yebú, es Eggwado.
Este santo poderoso, no tiene más que un solo pie, el derecho, un brazo, el izquierdo y un solo ojo, una oreja extremadamente grande, por la que no oye absolutamente nada, la otra muy chica, tan sensible que percibe los más mínimos ruidos.
Camina dando saltos o cojeando como Awó Jonú o Sodyi, en Lucumi Babalú Ayé, San Lázaro, el Gran Santo de los Araras.