Blog

Olokun es un Orisha que es fundamento de Ifá y de Osha y está relacionado con los secretos profundos de la vida y de la muerte. Olokun proporciona salud, prosperidad y evolución material. Es el Orisha del océano, representa el mar en su estado más aterrante, es andrógino, mitad pez mitad hombre, de carácter compulsivo,
        Una de las 401 Irúnmolé, quienes descendieron de Ikólé Óruri (Cielo) a Ikólé Ayé (Tierra) Ósun era la únca mujer. Todas las otras deidades femeninas son seres humanos que después se convirtieron en Orisá. Ósun se especializa en cuidar a los niños y a los jóvenes.
Oshosi Ode Mata es un viejo guerrero, mago y adivino que vive en el monte sentado a la puerta de su ilé. Es el mejor cazador y por esto se le representa por el arco y la flecha que nunca deben apuntar hacia abajo. Por un pacto hecho antes Orula, Oshosi vive junto
Es una deidad femenina. Ella no es un Irúnmolé. Ella es un Orisá. Ella es muy cercana a Sango. Ella es conocida por su paciencia y su compasión ilimitada. Como Ósun, Yemoja sufrió de la falta de hijos por un periodo considerable antes de ser bendecida con hijos. Y también
Odùdúwà es un Irúnmolé. Orisha de la Creación, según la tradición de Ilè Ifé. Según la tradición general de Ilé Ifè – que se considera la oficial de Ifá – fue el orisha que creó el mundo, cuando Obatala, quedó embriagado y falló en la tarea encargada por Olórun-Olódùmárè Olórun creó
      El adivino dueño de las yerbas y la vegetación es Osaín, estimándose que es un Orisha que no tuvo ni padre, ni madre, es decir que no nació sino que apareció, que salió de la tierra igual que la vegetación, que no es hijo de nadie y
    Para los Yorubas, Ori es la cabeza interna de la persona, el Espíritu de Conciencia, el cual cada uno de nosotros recibe en el cielo. Es el símbolo del discernimiento. El destino de la persona, es decir el éxito o el fracaso, depende en gran medida en el
La bandera, las sayas y los paños de Oya llevan una combinación de todos los colores excepto el negro. Oya es un orisha y está muy relacionada con Ikú, la divinidad de la muerte. Propicia los temporales, los vientos fuertes o huracanados y las centellas, dueña del la plaza del mercado. 
Shango es el irúnmolè a cargo de la lluvia y la tormenta eléctrica, es el Dios del fuego, del rayo, del trueno, de la guerra, de los ilú.batá, del baile, la música y la belleza viril. Patrón de los guerreros y las tempestades es un orisha mayor. Hijo de Ibaíbo
Es el vigilante permanente de los Santos Guerreros, se le representa por un gallo, una paloma o un perro sobre un pedestal que cubre una copa metálica que contiene un secreto. Osun es también mensajero de Olofi y Orula. Su misión es tener a su dueño levantado y fuerte. Es la salud,
Oggún es uno de los más viejo orishas. Hermano de Elegguá y Changó, es el guerrero por excelencia y participa en todas las batallas, domina los secretos del monte. Oggún Arere es símbolo de la fuerza y la energía terrestre. Es tan travieso y astuto como Elegguá pero más voluntarioso.
Santos guerreros Este conjunto de orishas tienen como misión cuidar y defender a la persona que los recibe y a su casa. En determinados casos su acción espiritual puede ampliarse a un círculo mayor pues Elegguá todo lo puede. Estos orishas tambíen pueden abrir el camino hacia el bienestar que
Este Irúnmolé ocupa una de las más importantes posiciones entre las Deidades en el cielo. Es uno de los favoritos de Ólódumare. En consecuencia, es un Irúnmolé privilegiado en el dominio de Ólódumare. Obátálá juega un rol prominente durante la creación del universo y la creación de la humanidad. El
El Regalo a Changó de Obatalá Después que Changó derroto a Oggún, el volvió a su vida despreocupada de mujeres y fiestas. Oggún fue de nuevo a su fragua y a su trabajo. Los dos se evitaron encontrar siempre que fue posible, pero cuando se veían se oía un trueno
Orunmila había regresado a la tierra para ver cómo todos los Babalawos que había entrenado en las artes de la adivinación se llevaban bien. Decidió viajar de pueblo en pueblo y saludar a sus antiguos alumnos. “Orunmila, qué bueno verte”, dijo uno. “No tengo tiempo para hablar con usted ahora,

Los comentarios están cerrados.